"No pidas una vida fácil. Pide ser una persona más fuerte."

miércoles, 24 de mayo de 2017

Tres años después

Tres añazos limpia!

Ha pasado mucho tiempo desde que no escribo, pero de un tiempo a esta parte siento la necesidad de contaros como va todo. Podría decirse que bien, y me sentiría mal diciendoos lo contrario, pero como siempre, seré realista.

Quizás muchos de los que me preguntáis cada semana si estoy bien o si al enfermedad ha vuelto, os guste leer esta entrada. O quizás los que estéis pasando ahora por lo que yo pasé, no os guste tanto.

Terminé la quimio en mayo de 2014. Ahora, a un suspiro de terminar la carrera, trabajando en una tienda de ropa,  cantando en una orquesta y en un musical.

Tengo una vida normal, disfrutando como nunca de mi chico, de mi familia y de mis amigos.

Pero, ¿Cómo está mi cuerpo tres años después?

No son pocas las secuelas que o bien el cáncer, o bien los tratamientos me han dejado. Me gustaría deciros que estoy perfecta, que soy una persona sana, pero no es el caso exactamente.

Mis defensas no han vuelto a ser las mismas, no consiguen estabilizarse tres años después. Tengo problemas bastante desagradables en la piel y en los ojos. Picores, hinchazón, quemazón...
Perdí audición y vista, los huesos me duelen cada día y mi cuerpo no ha vuelto a ser el mismo. Dos meses bien, uno mal, y así han pasado tres años ya.

Siempre que me enchufaban al venenito curativo pensaba que en poco tiempo estaría perfecta y nunca más volvería a encontrarme mal. Pero no todo es como pensamos...

Doy gracias a la vida por no tener cáncer, por no tener ninguna enfermedad grave. Por poder hacer lo que me gusta y por poder disfrutar de todos mis seres queridos. Aunque a veces pierda un poco la paciencia, empiezo a asumir que mi vida será así, que los achaques nunca se irán y que tendré que convivir con ellos.

Pero, pese a todo soy inmensamente feliz.

Gracias a todos los que seguís leyendome.

TRES AÑOS Y SUMANDO :)


jueves, 20 de octubre de 2016

Estoy viva.

Si. Después de todos los anónimos que he recibido preguntandome si estoy bien, si sigo viva o directamente me preguntan si he muerto (literal, el último comentario es: te moriste???) he decidido hacer esta pequeña entrada para todos aquellos que tengan alguna duda.

ESTOY VIVA! No tan vital y sana como me gustaría con 23 años pero celebrando la vida, sea como sea. No hay novedades con respecto al bichito, y espero que no las haya nunca más.

Si las hay, escribiré. Si no las hay, dejo constancia de que estoy viva para que no haya lugar a dudas; es decir, si no escribo desde hace mucho no quiere decir que me haya pasado algo malo. Quiere decir que ESTOY BIEN :)

Animo desde aquí a que cualquiera que pase por este blog con alguna historia que contarme, mi correo es meritayatusabes@gmail.com. Siempre estoy dispuesta a contaros mi experiencia y a intentar que si estáis pasando por esto os sintais identificados con alguien. Tres años después sigo contestando correos y compartiendo experiencias. No dudéis en escribirme y os contestaré encantada!

Un beso a todos, y gracias por seguir leyendome.

♡♡♡

martes, 10 de noviembre de 2015

Volver a ser yo.

¡QUINTA REVISIÓN SUPERADA!


Después de muchos meses, vuelvo, sobre todo, para dar señales de vida. Me da mucha pena avandonar el blog pero el protagonista ("El Bichito de Mery") se ha ido y espero que para siempre.

Esta entrada va a ser una auto-terapia, últimamente me hace falta, no paso por mi mejor momento anímico. Y quizás mis amigos psicólogos (♡) tengan razón... quizás debería haber solicitado apoyo psicológico durante el tratamiento, ya que, aunque yo estaba muy animada y en principio no me hacía falta, lo que me pasó fue algo demasiado fuerte y demasiado grande para sobrellevar sin ayuda y no sufrir después las consecuencias.

Llevo un tiempo desanimada. Os preguntaréis por qué, si estoy limpia y paso mis revisiones... pero como ya he dicho muchas veces, la quimio me ha intoxicado de una forma exagerada para mi edad. Me ha dejado "medio sorda", con problemas de visión, de estómago, con desajustes de temperatura, sensaciones extrañas e incluso podría decir que me ha vuelto un poquito más "loca" de lo que antes ya estaba.

En ningun momento fui consciente de que la quimioterapia no acaba cuando te dicen que ya no tienes cáncer. Terminé mi tratamiento el día 7 de mayo de 2014 y aun sigo con secuelas. Y todo esto se junta a la operación de vesícula que tengo programada (en principio) para este mes de noviembre.

El especialista de digestivo ha pensado que quitar una vesícula llena (LLENÍSIMA) de piedras puede suponer dos cosas: o bien que quitándome la vesícula todos mis problemas estomacales terminen, o que quitándomela puedan estudiar mis dolores de estómago sin confundir un cólico biliar con algo más grave o de otra naturaleza.
Estoy muy cansada de vivir con un dolor constante en mi tripa, de no poder ir a clase todos los días, de ir todas las semanas al hospital como si fuese una persona enferma... ya llevo cinco largos años de mi vida (desde los 18 años) sufriendo problemas de estómago que curiosamente se aliviaron cuando terminé la quimio y meses después volvieron a aparecer.
Pero quiero salir de este bucle de quejas, de sufrimiento y de automachaque. Si pude con un CÁNCER, ¿como no voy a poder con esto? Quiero volver a ser la persona fuerte que fui.

Me motivé con el propósito de bajar de peso, ya he bajado 8 kilos desde la última entrada que escribí. Ahora mi nueva meta es volver a ser yo.


Gracias a los que siempre estáis ahí, a los que me comprendeis y me apoyais esté como esté. GRACIAS!
♡♡♡


miércoles, 18 de marzo de 2015

Jornadas Universitarias #donamédula

Vamos a hacer cosas que realmente merezcan la pena!!! Que no nos mueva solo la diversión y los planazos, los voluntariados son muy importantes y además gratificantes. Mucha gente no tiene ni idea de como se dona médula, de lo importante que es, y de la cantidad de gente en el mundo que necesita un donante compatible. 

El día 25 de marzo vamos a llevar el mensaje de "Unidos por la Médula" a todas las Universidades de España. Yo estaré en Guadalajara, en mi facultad (Magisterio) y también en la Multidepartamental por la tarde. Todavía quien se anime puede ayudarme a difundir el mensaje.
Quien tenga un ratito de 10 de la mañana a 8 de la tarde, puede acercarse a informarse o a repartir folletos informativos conmigo. Ya somos 8 voluntarios, pero necesitamos más gente para cubrir todos los horarios!!


Después de esta pequeña nota informativa quiero contaros un poquito como estoy ahora. Dijeron que la quimioterapia te quema por dentro, pero que más o menos en un año el cuerpo se recupera.

Yo debo ser más floja que la media, porque aún no me he recuperado. Si, he tenido y tengo rachas muy buenas en las que no me siento mal y me siento viva y saludable. Pero son más los momentos de malestar, de dolores por aquí y por allá. De médicos, de pruebas...

Ya he pasado por el cardiólogo, y ahora me está viendo el otorrino, volviendo a las ecografías de cuello y las radiografías y demás pruebas aburridísimas. Además el otorrino encontró algo extraño en la amígdala palatina (organo linfoide) que hay que observar y eso a mi por lo menos no me suena muy bien... pero hay que ser postivo, seguro que son restos de vegetaciones y nada más.
Empiezo a asumir como será mi vida a partir de ahora... cualquier tontería puede ser sospechosa, por cualquier malestar me mandan a especialistas y por unos simples ganglios un poco inflamados puede parecer que se cae el mundo encima.


Esto es así... cuando creo que estoy perfecta llega algo que me nubla un poco el cielo, pero ya sabéis que yo tengo poderes mágicos para ver el sol :) pase lo que pase, y aunque haya momentos en los que pierdo la paciencia, se que todo esto algún día será una etapa terminada. Todavía quedan 9 añitos de revisiones como mínimo, pero es lo que toca (Recordatorio: un día más es un día menos). Aunque estoy en una etapa un poco quejica, sigo siendo consicente de lo que he pasado y superado, y sigo feliz por estar viva y por esta segunda oportunidad! 

Por eso se que no tengo derecho a quejarme, se que muchas personas lo pasan mucho peor que yo, ya que siguen en la lucha y recibiendo duros tratamientos. Desde aquí les mando todo mi ánimo. 

 Gracias por las más de 70.000 visitas. No me olvido de vosotros!! Mil gracias por leerme y seguir conmigo.

♡♡♡

domingo, 8 de febrero de 2015

Donar médula NO DUELE NADA.

Hoy vengo con una entrada especial y muy cortita. 
Solo quería que vieseis este vídeo y lo compartierais en todas las redes sociales que podáis o en vuestros blogs. Este peque se llama Daniel, su mamá nos lo presentó como el pequeño Duende Dam Dam. Tiene un blog en el que cuenta todas sus aventuras hospitaleras y ya se ha sometido a dos trasplantes de médula ósea, con tan solo cuatro añitos.
Pincha aquí para visitar el blog "MI DUENDE DAM DAM"



Desde Unidos por la Médula queremos hacer llegar el mensaje de Daniel a todas las personas que puedan donar y aún no estén seguras de ello o no sepan lo fácil que es. La donación suele ser por aféresis (parecido a un análisis de sangre) en casi todos los casos. NO SUELEN PINCHAR EN LA CADERA. 

Muchísimas gracias a todos los que seguís ahí, leyéndome. A los que critican mi blog, lo hago para prestar ayuda con mi experiencia y creo que eso no es nada malo. Si sigo escribiendo es porque me siento en deuda con toda la gente que me lee, o simplemente porque tengo algo que contar. Puede que a veces me repita y siempre diga más o menos las mismas cosas, pero si a alguien no le gusta lo único que tiene que hacer es no volver a pasarse por aquí :)

Lo dicho, compartid este vídeo porque esta carita tan guapa se lo merece. 
Donar médula no es doloroso, como ya he dicho antes lo suelen hacer con una extracción de sangre, en algunos casos (cada vez menos) lo hacen con un pinchazo en la cadera y su respectiva anestesia, pero suelen hacerlo por extracción de sangre con un pinchacito en el brazo.

Yo no puedo donar nada a causa del linfoma y la quimioterapia, pero ojalá pudiera hacerlo. NO DUELE NADA :)

#donamedula

♡♡♡

miércoles, 4 de febrero de 2015

Día Mundial contra el Cáncer.

Creo que a todos los que nos ha tocado vivir esta horrible etapa en nuestras vidas, y que hemos conseguido superarla, nos suceden cosas más o menos parecidas, y en ocasiones se nos vienen más o menos las mismas cosas a la cabeza.

¿Por qué tenemos que vivir a merced de la suerte? Siempre nos preguntaremos ¿habrá muerto mi cáncer para siempre? ¿volverá algún día? Es muy cruel el miedo que sentimos cuando todo va bien, todo es perfecto, y existe una espada de Damocles acechando. Ese es nuestro miedo, un miedo horrible, que nunca nos abandonará.

Cada pequeña cosa puede ser la punta del iceberg de una recaída, puede ser un nuevo cáncer. Y aunque nos empeñemos en disimular y en mirar hacia otro lado, sentimos miedo cuando algún síntoma que sentíamos antes del diagnóstico asoma la cabecilla y vuelve a nuestras vidas.

Pero, bajo todo eso, nos sentimos agradecidos. Nos sentimos afortunados. Hemos pasado una dura prueba, hemos superado más obstáculos en un periodo de tiempo de mayor o menos duración, que muchas personas a lo largo de toda su vida. Somos más fuertes de lo que éramos antes. Somos consicientes de cosas que jamas habríamos entendido ni nos hubieramos planteado si no hubiesemos tenido a la muerte dentro y si no la hubiesemos atacado con el ejercito arrasador de la quimioterapia.

Pero, por extraño que parezca, esta entrada no se la dedico a los ex-enfermos de cáncer. Se la dedico a todos aquellos ángeles que no pudieron superarlo. Ojalá todos ellos hubieran podido decir estas palabras, ojalá hubieran podido hablar de lo duro que es superar un cáncer. En especial a mis ángeles, mi abuela Antonia y mi tía Charo. A ellas el cáncer no les dejó intentarlo, no las dió tregua como a mi... a nosotros los ex-enfermos nos dió tiempo, pero a muchos otros no. Por eso debemos poner todo nuestro empeño en que prosigan las investigaciones. Si no nos rendimos, seremos imparables. Ojalá algún día el cáncer solo sea una enfermedad de tiempos antiguos como ahora es la peste. Sigamos luchando, hagamos lo que esté en nuestra mano para honrar la memoria de todos nuestros ángeles.

Y los que seguís luchando... jamás perdáis la esperanza. No os rindáis nunca.



♡♡♡

lunes, 19 de enero de 2015

Mi terapia.

Que esté sana, vivita y coleando, no quiere decir que me haya olvidado de vosotros. Las visitas siguen subiendo, y eso quiere decir que siguen pasando por aquí personas que buscan conocer experiencias, o que buscan ayuda en esta aventura tortuosa que es el cáncer.
Recibo muchísimos mails de gente maravillosa, personas con miedo, asustadas, que me dan las gracias por haber abierto este blog, porque mi experiencia les ayuda a hacerse una idea de lo que les espera con la quimioterapia.

Pero no solo recibo comentarios positivos. Desde que me curé, recibo algunos comentarios negativos que intentan herirme. Por eso he habilitado la opción de leer yo los comentarios antes de publicarlos, ya que no quiero que esas personas dejen su huella en mi blog. Cuando una crítica es constructiva, adelante, pero si entras en este blog para decirme lo fea y aburrida que soy, puedes irte por donde has venido. No publicaré comentarios de ese tipo, no tienen cabida aquí. Esas personas pueden pensar que me hieren o me desaniman, pero la realidad es muy distinta. Además, si tengo los llamados "haters" eso quiere decir que este blog llega a mucha gente, incluso a personas con existencia triste que no tienen nada mejor que hacer.

Dejando a un lado a estas personas irrelevantes, vengo a hablaros de un tema que ha sido muy importante para mi y que me ha ayudado a relajarme en muchos momentos feos, de estos que recuerdas tiempo después y notas como el estómago se te remueve.

No es otro tema que LA MÚSICA. La música me ha acompañado en el hospital en muchísimas ocasiones. Las canciones me daban fuerza, me hablaban de no decaer, de lo bonito de la vida y de lo que realmente merece la pena. La música amansa a las fieras dicen. A mi me calmaba cuando me conectaban a esas dichosas bolsas. 

Recuerdo cuando escuchaba "Resistiré" del Dúo Dinámico, "Cicatrices" de mi amigo Diego Mateo, "Entre mis recuerdos" de Luz Casal, "21 guns" de Green Day. Esas canciones y muchas otras me han hecho escapar de habitaciones frías que olían exageradamente a lejía. Me han hecho soñar y pensar en lo mucho que le iba a agradecer a la música durante toda mi vida por esos pequeños ratitos de liberación. Todo aquel que esté pasando una quimioterapia, que conecte unos cascos al móvil y meta unas cuantas canciones. Alegarán mucho mas de lo que se imagina momentos tan crudos y desagradables.

Cuando me curé, me di cuenta de lo que más me apasionaba, del pasatiempo más especial que hacía años que había dejado de lado: cantar.
Para mi, cantar es una terapia y una forma de sacar los ángeles y los demonios que tengo dentro.

Me gustaría compartir con vosotros algo que me ha hecho estar completa en los momentos más duros de la recuperación, en los que te sientes perdido y solo. Mi grupo de música, del que os he hablado en alguna ocasión. Este es nuestro primer trabajo, una canción compuesta por nosotros. Espero que os guste, y que si estáis en un mal momento os anime a seguir. Esa que canta soy yo. Esa que estaba hace siete meses calva, y con una máquina de quimio que pitaba y pedía más bolsas de veneno, soy yo.
PINCHA AQUÍ PARA VER EL VÍDEO


Nunca os rindáis, quedan muchos sueños por cumplir.
♡♡♡